Roedores

Aunque a veces nos puedan parecer tiernos e inocentes, los roedores son grandes transmisores de enfermedades (rabia, salmonelosis, leptospirosis, etc) y causan enormes perdidas a la industria, el comercio y la población en general. Por ello debemos controlarlos a niveles poblacionales que no sean dañinos para nosotros.

Hay diferentes tipos de roedores, pero los más comunes se dividen en dos:

Ratas y ratones. Y para hacerlo sencillo, la rata es grande y el ratón pequeño y en contra de lo que podamos pensar al ver un ratón, NO es una cría de rata y la madre estará en la madriguera

La revisión periódica es fundamental en una Desratización

Son buenos comensales y les gusta mucho el «picoteo» como a los alicantinos, por lo que no resulta fácil engañarles con cualquier «tapa» mediocre e irán a buscar lo más apetitoso.

Es habitual ver emerger a estos animales de alcantarillas, imbornales, e incluso solares y zonas abandonadas. Debido a su naturaleza pueden introducirse en multitud de lugares, rendijas, falsos techos, etc., por reducidos que puedan parecer, y una vez instaladas, comenzar a proliferar, lo que se convertirá en un problema a corto plazo.

Una trampa no es la solución y no es profesional

En Higienetodo desinfecciones conocemos como funcionan esta clase de animales, y sabemos su problemática para el ser humano y su entorno. Lo cual nos permite adelantarnos a sus movimientos, controlando con éxito la plaga y su posible proliferación.

Empleamos los mejores productos del mercado, variando regularmente la composición de los mismos, evitando que los roedores se acostumbren a las sustancias y sobrevivan.

Somos especialistas en tratamientos en Industria y en Comunidades, nuestra experiencia nos avala y garantiza el éxito en nuestra tarea de control de roedores.

¿Tengo roedores?

Los roedores son animales discretos a la hora de introducirse en instalaciones, pero como todo ser vivo tiene unas necesidades, y deja una serie de rastros que nos pueden ayudar a detectar el problema.

Excrementos de roedor
  • Excrementos: Según el tamaño y la especie del individuo, pueden tener un tamaño más o menos grande. Aunque suele coincidir en la forma ligeramente ovalada.
  • Daños materiales: Los roedores como su nombre indica, roen madera, plástico, cables, conducciones, etc. Estos daños nos pueden indicar la presencia de estos individuos en nuestra instalación.

En algunos casos, los daños materiales que pueden producir estos animales, pueden ser cuantiosos (rotura de cables de instalación eléctrica, perforaciones en conductos de aire acondicionado, deterioro de mobiliario, etc.), sin hablar de los problemas de salud que pueden entrañar.

No hay necesidad de esperar a que esto ocurra. Contacte con nosotros y le diseñaremos un plan preventivo especifico y ajustado a su instalación, o en caso de tener el problema alojado ya, nos encargaremos de erradicarlo.